Para mantener nuestra piel sana y brillante no basta con hidratarla con cremas o evitar el sol con protectores, también es necesario que cuidemos nuestra alimentacion, si bien son muchos los alimentos que nos ayudan a mejorar nuestra piel, muchos otros actúan perjudicándola.
 

  • Cafeina: Diversas investigaciones revelan que el consumo de más de cuatro tazas de café genera un aumento de los niveles de cortisol (hormona del estrés), el cual acelera el envejecimiento, deshidratación y opacidad de la dermis.
     
  • Alcohol: El alcohol es un diurético natural, por lo que su ingesta puede generar deshidratación y la pérdida de humedad de la piel, así como aumentar las líneas de expresión y la aparición de rosácea.
     
  • Sal: Este alimento es dañino para nuestro cuerpo ya que provoca retención de líquidos, lo que genera inflamación. Esta acción daña las células de la piel, por lo que se vuelve menos elástica.
     
  • Alimentos fritos: Este tipo de productos aumenta el colesterol, los problemas del corazón y altera el metabolismo; además, daña la circulación sanguínea y no deja que el oxígeno llegue correctamente a las células de la piel, por lo que pierde elasticidad y favorece la aparición de las arrugas.
     
  • Pan y pasta: Los productos ricos en almidón y con alto nivel glucémico generan acné. Un estudio australiano revela que una dietabaja en este tipo de alimentos reduce la aparición de granos en jóvenes.
  • Mariscos: De acuerdo con información publicada por The Huffington Post, los camarones y langostas son ricos en yodo, el cual en exceso puede detonar brotes de acné. Por eso, se recomienda restringir su ingesta a quienes padecen esta enfermedad.

  • Lácteos: Un estudio italiano revela que un excesivo consumo de lácteos genera acné, debido a que existe una mayor cantidad de hormonas, que estimulan la producción de glándulas seborreicas.
     
  • Carnes: Cuando un animal no se cría con alimentos naturales, los químicos que se utilizan para alimentarlo pueden dañarnos después de consumir la carne. Los productos químicos que se quedan en el tejido animal  generan desequilibrios hormonales que detonan acné e inflamación cutánea.
     
  • Alimentos procesados: Aportan una gran cantidad de grasas saturadas y azúcares que generan deshidratación cutánea, ademas favorece la aparición de arrugas.
     
  • Azúcar: El consumo excesivo de este alimento debilita la piel y reduce la producción de colágeno, lo que favorece la aparición de arrugas u otras infecciones como la dermatitis.

 

 

 

 

Fuente: http://bienestar.salud180.com/salud-dia-dia/10-alimentos-daninos-para-tu-piel

Relacionados