Alimentos que sanan: ¿cómo seleccionar adecuadamente lo que comemos?

Todos los seres humanos necesitamos de una serie de nutrientes para lograr que nuestro organismo funcione adecuadamente. Una dieta balanceada y un plan de alimentación resultan ser muy necesarios a la hora de lograr el objetivo anterior, pero ¿sabemos realmente cómo estructurar un itinerario de nuestra alimentación de manera correcta? ¿cómo lograr reconocer qué alimentos son saludables y cuáles no? ¿si un alimento es saludable significa que puedo consumirlo regularmente y sin restricción? Debemos también tener en mente que ingerir una gran variedad de todo tipo de alimentos colaborará a largo plazo a reducir los riesgos de padecer múltiples enfermedades, como problemas coronarios, diabetes, osteoporosis, accidentes cardiovasculares, riesgos de cáncer, etc.

Por eso hoy, en Vida Banquete, te daremos algunos consejos para que estructures un plan de alimentación que asegure que a diario consumas todos los nutrientes que necesitas y que evites aquellos alimentos que no aportan mayor energía, pero sin eliminarlos de tu dieta, porque como ya te dijimos, todos contienen algo útil y aportan al correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Una dieta balanceada asegura que nuestro cuerpo pueda:

  • Crecer y fortalecerse constantemente. 
  • Repararse y sanarse, tanto externa como internamente. 
  • Reproducirse exitosamente, haciendo que nuestros hijos crezcan desde la fecundación sanamente. 
  • Luchar contra las enfermedades e infecciones que adquirimos. 
  • Evitar problemas relacionados con el peso, lo que desencadena más enfermedades. 

1) Frutas y verduras:

Este grupo de alimentos es el más importante si pensamos en adquirir todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Una dieta balanceada debiese componerse en su gran mayoría por este grupo, debido a que aporta a nuestro organismo vitaminas, minerales y fibra. Es recomendable consumir al menos 5 porciones de frutas o verduras al día. Puedes para ello comer algunas frutas como colación, entre las comidas más importantes del día y comer verduras como acompañamiento de tus comidas. 

2) Carbohidratos:

En este grupo se incluyen alimentos como el pan, el arroz, las pastas y las papas. Si quieres llevar una dieta balanceada y hacer una planificación estricta, debieses consumir este tipo de alimentos teniendo en cuenta que no tienen que superar 1 tercio de todo lo que consumes durante el día. Esto quiere decir que debes ser cuidadosa con el pan, el exceso de pastas durante la semana y las papas. Sin embargo, pese a que los carbohidratos deben ser reducidos en una dieta diaria, son capaces de aportar grandes fuentes de  energía, fibras, minerales y vitaminas.

3) Carnes, pescado y huevos:

En relación a este grupo de alimentos, es conveniente consumirlos en reducidas porciones. Si bien, aportan proteínas, vitaminas y minerales necesarios, te recomendamos dos a tres porciones semanales como máximo. Una porción es un solo huevo o una porción de carne o pescado del tamaño de la palma de la mano. 

4) Lácteos:

Dentro de este grupo podemos encontrar leche, yogur y quesos. El aporte principal de este grupo es calcio y proteínas, por lo que resulta beneficioso consumir dos o tres porciones muy pequeñas al día. Te recomendamos como medida para tu porción un vaso, es decir, lo recomendable sería consumir dos o tres vasos de leche o yogur al día, junto con una porción también pequeña de queso. 

5) Grasas y azúcares:

El último grupo de nuestra lista es el de mayor riesgo si se consume en exceso, pero de todas maneras es necesario en cantidades mínimas al día. Este grupo de alimentos con grasas y azúcar incluye tortas, galletas y gaseosas, lo que aporta una fuerte cantidad de energía a corto plazo. Te aconsejamos consumir solamente una porción al día, como por ejemplo, dos galletas o una barra pequeña de chocolate.