La temporada de piscinas está a punto de comenzar, ya que la mayoría abrirá sus puertas durante la segunda quincena de noviembre. Si a eso sumamos que ya estamos enfrentando temperaturas sobre los 30 grados, parece ideal poder refrescarse. Pero antes de hacerlo, es necesario que tengas claro algunos consejos para evitar que tu piel sufra los estragos de los rayos del sol.

La búsqueda del bendito bloqueador solar:

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que no puedes exponerte al sol sin un bloqueador solar. Pero antes de comprar uno es necesario que tengas claro el fototipo de tu piel. Pon mucha atención a lo que viene.

Fototipo 1: es la piel más blanca de todas y la que suele estar acompañada de algunas pecas. Las personas con este fototipo son las que suelen quemarse rojo y nunca broncearse. Te recomendamos un bloqueador solar factor 40 en adelante.

Fototipo 2: Son aquellas que son muy claras, pecosas, pero que logra adquirir algún tipo de bronceado. Acá el factor mínimo que debes ocupar es el 30.

Fototipo 3: son aquellas que van desde el tono blanco al mate, con algunas pecas. Son aquellas pieles que siempre se broncean. Acá lo mínimo es que ocupes factor 25.

Fototipo 4: son aquellas pieles mate que siempre se broncean y que nunca se queman. Acá no hay presencia de pecas. El ideal es un factor 20.

Fototipo 5: son aquellas pieles morenas. Acá el ideal es un factor 15, al menos.

Fototipo 6: pieles negras que no varían mucho con la exposición al sol. Igual es bueno ocupar al menos factor 10.

Otras recomendaciones importantes:

Muchas personas suelen bañarse con polera, porque así creen que no se quemarán. Pero aunque no lo creas, el estar con una polera mojada deja pasar tres veces más los rayos ultravioletas. Y mientras más clara sea la ropa, peores pueden ser los efectos. Además, no es muy bueno que te quedes mucho tiempo con el pelo mojado porque también sufre efectos con la reacción del sol. El ideal es ocupar cremas capilares especiales u ocupar sombreros. También es ideal tomar sol sin ningún tipo de maquillaje en el rostro, para evitar que se manche con el efecto del sol. Si estás tomando medicamentos (como antidepresivos, ansiolíticos, etc.) es necesario que averigües si no son fotosensibles, ya que si lo son puedes tener reacciones alérgicas importantes. Esperamos que estos pequeños consejos te puedan ayudar a tener un verano más saludable. Recuerda que con el paso del tiempo los efectos del sol suelen ser más extremos y que no se recomienda tomar más de media hora sol al día. 

Relacionados