¿Comemos lo que necesitamos cuando hacemos ejercicio?

Cuando pensamos en hacer algunas rutinas de ejercicio, especialmente cuando llega el verano, nacen muchas preguntas sobre cómo alimentarnos y qué tipos de dietas seguir para no perder más energías de la cuenta o dañar de alguna manera nuestro cuerpo. Pese a lo anterior, son pocas las veces en que realmente nos preocupamos por esto y en ocasiones, seguimos intensas rutinas de ejercicios sin pensar en la cantidad de agua que consumimos o las frutas que realmente nos harán bien antes o después de hacer deporte.

Porque queremos que te cuides siempre, en Vida Banquete te aconsejaremos sobre cómo alimentarte antes y después de hacer tus intensas rutinas de ejercicio, pero teniendo en cuenta que no existen fórmulas perfectas y que tu cuerpo es una máquina que necesita siempre un cuidado máximo para no dañarla.

Proteínas para la regeneración muscular:

Si piensas en hacer ejercicios que requieren de un intenso trabajo muscular, es muy importante tener una buena base de proteínas antes de hacer ejercicios. Dichas proteínas serán vitales para reparar y reforzar el trabajo muscular, lo que provocará, por ejemplo, que te duela menos el cuerpo cuando finalices tus rutinas.

Te aconsejamos comer alrededor de 2 horas antes y que en tu plato pongas como máximo, un 30% de proteínas y el resto de carbohidratos. Entre los alimentos que puedes consumir y que tienen proteínas, están: huevos blancos, espinacas, cereales integrales y leche sin nata o de soja.

 

 

Carbohidratos para el trabajo aeróbico:

Estas sustancias son energía a corto plazo y el organismo las sintetiza rápidamente hasta transformarlas en glucosa. Te recomendamos consumir carbohidratos cuando realices rutinas de trabajo cardiovascular, como por ejemplo, aeróbica. Consume unos 50 minutos antes de tu rutina alimentos como cereales con pasas de uva, nueces, leche sin nata, miel, huevos revueltos, plátanos o duraznos.

 

 

¿Qué hacer cuando ya terminamos de ejercitarnos?

Un buen secreto es consumir leche y chocolate, que te hacen recuperar rápidamente la energía al tener proteínas y carbohidratos. Con solo un vaso estarás aportando parte de la energía que perdiste y de paso, no dañarás tu cuerpo bajo ninguna manera. La hidratación es parte fundamental de toda rutina que implique ejercicios de alto rendimiento.